Seguridad para usuarios recreativos

En Europa el uso de un dron se considera una actividad de aviación. Con el fin de proteger a las personas y los bienes materiales en tierra, así como otras aeronaves del espacio aéreo, las autoridades aeronáuticas nacionales han establecido una serie de normas de seguridad de obligado cumplimiento para garantizar que el vuelo de su dron no ponga en peligro ni a nadie ni a nada. Dichas normativas nacionales relativas a los aeromodelos se aplican exclusivamente a los usuarios y aficionados que hagan volar un dron con fines personales.

Antes del despegue debe informarse siempre sobre la normativa aplicable y seguir una serie de normas básicas de seguridad.

Dichas normas difieren de un país a otro, pero generalmente incluyen restricciones al vuelo como:

  • La obligación de hacer volar su dron por debajo de determinada altitud.
  • La obligación de mantener una distancia mínima con las personas.
  • La obligación de mantener en todo momento el contacto visual con su dron.
  • La obligación de registrar su dron ante la autoridad competente.
  • La prohibición de volar sobre determinadas áreas (ciudades, aeropuertos, estadios, etc.).
  • La prohibición de volar por la noche o en determinadas condiciones climatológicas.
  • La prohibición de interferir con otras aeronaves, especialmente a baja altitud.

Si desea obtener más información sobre las normas de uso y seguridad, le invitamos a que visite la sección de recursos de este sitio web.

Si le queda alguna duda sobre cualquier aspecto legal de su actividad, póngase en contacto con la autoridad aeronáutica de su país.

Por último, tenga siempre presente que el incumplimiento de la legislación nacional puede dar lugar a importantes sanciones económicas y tener consecuencias legales.