Seguro y responsabilidad de usuarios recreativos

En Europa, todo equipo que navegue por el aire, incluidos los drones, se considera por ley como una aeronave.

Indistintamente de su peso, tamaño y velocidad, un dron puede causar daños personales y materiales importantes. Algunos ejemplos recientes incluyen:

  • lesiones, como la de un niño que sufrió una discapacidad permanente ocasionada por la hélice de un dron;
  • daños materiales, por ejemplo por el golpeo o choque de drones con coches.

En caso de incidente relacionado con un dron, deberá identificarse como operador o propietario del dron ante la persona lesionada y las autoridades. Asimismo, deberá abonar una compensación financiera a la víctima, cuyo importe puede variar significativamente de un país a otro.

Por consiguiente, para evitar exponerse a un gran riesgo financiero, debería verificar, como mínimo, que el seguro de su hogar o su seguro de responsabilidad civil cubra las actividades recreativas con drones. De lo contrario, le recomendamos encarecidamente que solicite a su aseguradora la adición de esta cobertura o que adquiera una póliza específica para drones. En algunos Estados miembros de la UE, este tipo de seguro es obligatorio y debe suscribirse antes de iniciar cualquier vuelo.

En cualquier caso, debe leer detenidamente las condiciones de su póliza de seguro (incluida la cobertura geográfica) y asegurarse de cumplirlas durante su vuelo.